Buscar
  • Kairos Educación

Las Matemáticas: Un multiverso de posibilidades para niños y niñas.

Actualizado: jul 5

Por Camila Cornejo & Carolina Cabrera


Las matemáticas son realmente fascinantes. Las habilidades matemáticas que intrínsecamente poseen los niños y niñas a estas edades son mucho más complejas, flexibles, sofisticadas, estimulantes e intuitivas, que lo que muchos creen. Es por ello que los beneficios de desarrollarlas de manera adecuada, a largo plazo, se vuelven una necesidad preponderante en nuestro sistema educativo.

El potencial matemático de los más pequeños

Para Van de Rijt (1996) y Van Luit (1998) el entendimiento del pensamiento matemático está unido a diversas experiencias que son necesarias e indispensables para llegar a construir el concepto de número o una Competencia Matemática Temprana (CMT) apta para comprender los desafíos académicos y sociales posteriores.


Para desarrollar dichas competencias, es necesario que el niño o niña explore y aplique habilidades ligadas a tareas de comparación, clasificación, correspondencia, seriación, conteo, cardinalidad, entre otros.


En todas aquellas experiencias de aprendizaje, será siempre necesario incluir principios básicos de aprendizaje ligados a la progresión, secuenciación y dificultad progresiva. Adaptándolos en todo momento a las características de los niños, ya que ellos son los agentes activos principales en esta dinámica de adquisición de pensamiento matemático.


Los niños y las niñas tienen una capacidad infinita de desarrollar distintos tipos de habilidades en edades tempranas. El desarrollo del pensamiento lógico ocupa un lugar importante en el proceso evolutivo de los niños. Este tipo de pensamiento conlleva procesos de observación, interpretación, análisis, motivación y comprensión de relaciones, lo que manifiesta diversos principios meta-cognitivos básicos para el desarrollo de aprendizajes significativos (Unquiljo, Antilef y Ramírez, 2016).


Según Martínez (2013), la educadora debe provocar la motivación y animar a los niños y niñas a avanzar en sus conocimientos intuitivos, lo que conlleva a potenciar sus estrategias iniciales.


Junto a ello es fundamental promover esta exploración dentro de ambientes sociales, donde la interacción y comunicación con otros sea respetuosa de la diversidad y pueda brindarse un enfoque colaborativo en busca del apoyo mutuo, dado en la relación de educadora y niños, como también entre pares.


Contextualizando las matemáticas desde la mirada de nuestros niños y niñas

Las niñas y los niños tienen de forma innata los números en su mente, cuerpo y alma. Desde el contar hasta 3 para saltar desde la mesa al suelo, aprender la contraseña del teléfono de mamá o poner un canal “x” en la televisión. Aprenden igualmente desde el lenguaje coloquial de los adultos a su alrededor, escuchando y procesando frases tales como “la última cucharadita…”, “vamos… vamos… un minuto para salir”, “solo dos galletitas, para cuidar la pancita”, entre muchas otras.


No es casualidad que los dibujos realizados por los más pequeños de un lugar o individuos lo asocien a figuras geométricas, ya que en ese preciso instante en que están interpretando la realidad, las habilidades de pensamiento se conjugan con las percepciones y emociones, dando una interpretación abstracta a algo real tangible para ellos.



Las habilidades matemáticas no significan que el niño o la niña cuente más rápido o más lento, que identifique o no los símbolos y cantidades, sino que desarrollen habilidades mucho más profundas. Un niño de 4 años perfectamente puede desarrollar habilidades de análisis y desarrollar el pensamiento algebraico con una problemática asociada a las matemáticas, física, química o ciencias en general.


¿Quién no ha jugado de niño con barro? Una de las actividades imperdibles de la vida. Es aquí que de forma intuitiva los niños y las niñas desarrollan habilidades matemáticas, convirtiéndose en verdaderos escultores, cuando a través del barro construyen, por ejemplo, modelos a escala de autos, castillos, personas e incluso comida, existiendo en esta última una gran posibilidad de que terminen probándola literalmente ...


El agua y la tierra despiertan la curiosidad, la emoción, la creatividad y además habilidades matemáticas como la formulación de una hipótesis sobre ¿Qué pasará al combinar agua y tierra? ¿Qué proporción de agua y tierra será mejor para que quede más compacto? ¿Cuántas figuras podré construir con esta cantidad de barro?



Y para qué decir del famoso cartón, caja de cereal, pote de mantequilla, envoltorio de chocolate y cualquier elemento considerado “basura”. Los niños convierten estos materiales en un fuerte o una guarida para refugiarse ¡les encanta!. Cuando realizan estas construcciones aplican, sin saberlo, conocimientos de las Matemáticas y la Física tales como el equilibrio estático de los cuerpos o la distribución de cargas para que la estructura sea estable y no se derrumbe.


Esa caja que pasa a convertirse en un gran refugio y casa de juegos, acerca al

niño, desde la imaginación y la creatividad, a demostrar su percepción del mundo que los rodea a través de la estética de lo que está construyendo, la argumentación y la síntesis, mediante la incorporación de elementos increíbles como pueden ser una “cápsula tele transportadora” o “circuitos de cierre automáticos” para sus creaciones.


Es justo en ese instante que los niños y las niñas logran argumentar el porqué de sus construcciones explicando cada detalle a sus padres, tíos y/o Abuelos. Donde muestran un procedimiento y comunicación lógicos, fundamentos a partir de razonamientos intuitivos, incluso identificar sus propios errores y rectificarlos, para que esa estructura que construyó sea estable y cumpla con lo imaginado, comprobando propiedades de los elementos y deduciendo conjeturas.

Lo interesante de estas actividades es que nos muestran geometría, álgebra,

probabilidades, inteligencia espacial, habilidades sico-emocionales y que las habilidades matemáticas NO implican solo fórmulas, sino que lo maravilloso de las matemáticas es la interpretación y comprensión de los conceptos.


EL desafío está en diseñar un proceso de aprendizaje consciente de estas habilidades. Potenciar y enriquecer las prácticas pedagógicas más comunes, técnicas, y estrategias a favor del desarrollo natural de habilidades matemáticas en niños y niñas en etapa escolar, por medio del juego y la exploración como base del descubrimiento innato que nos permite enriquecer nuestras habilidades día a día.


Cada propuesta de aprendizaje que cuestione la lógica, estará apoyando el desarrollo de habilidades del pensamiento matemático ¡A nuestro cerebro le fascina ser sorprendido!

Esta concepción invita a replantear el sistema educativo, modificar paradigmas sociales y mitos: las matemáticas no son solo números, son nuestro entorno, nuestra lógica, son nuestra realidad más cercana y es así como debemos desarrollarlas/expandirlas en nuestros niños y niñas.


Referencias

Martínez, E. C., Santiago, M. C. C., & Rodríguez, E. C. (2013). Pensamiento numérico en edades tempranas. Edma 0-6: Educación Matemática en la Infancia, 2(2), 1-11.

Urquijo, A. P. L., Antilef, J. D. C. C., & Ramírez, G. R. (2016).Desarrollo del pensamiento lógico basado en resolución de problemas en niños de 4 a 5 años. Panorama, 10(19), 98-107.

926 vistas
 
  • Facebook

©2020 por KAIROS EDUCACIÒN. Creada con Wix.com