Buscar
  • Kairos Educación

La ReEvolución de la educación-19

Actualizado: jul 20

Por Viridiana Barbán


En este tiempo, que inesperadamente nos ha tocado vivir, la educación está siendo “revolucionada”. Los docentes, alumnos y familias están haciendo un esfuerzo enorme para hacer compatible la nueva situación de confinamiento con los procesos de aprendizaje de miles de niños y jóvenes.


Cómo y qué

La educación a distancia está en el medio del escenario pedagógico y en todos los foros se afirma que “ha llegado para quedarse”, “hay que prepararse para un cambio en las formas de enseñar cuando pase la pandemia” y “cómo encontrar la vía más rápida y eficiente para digitalizar la educación.”

Sin embargo, poco se cuestiona sobre lo que se debería enseñar y sobre todo, poco se cuestiona sobre lo que vale la pena aprender. Es decir, el para qué de la misma educación, su finalidad. ¿Qué aprendizajes está dejando esta crisis en cuanto al qué, más que al cómo?


Es importante tomar conciencia de que los estudiantes se encuentran ahora en un nuevo contexto de aprendizaje: sus casas, sus familias, la comunidad, la nueva situación sanitaria y social. Necesitan entender lo que está sucediendo. No conviene centrar la enseñanza en contenidos sin tener en cuenta este nuevo contexto, sin motivarles a cuestionarlo, analizarlo, a reflexionar sobre la realidad cambiante que les rodea.


Por tanto, puede ser este un buen momento para repensar la educación de ahora y la de después. Para Revolucionar y Evolucionar.


Reflexionar dónde se debe poner el foco de las propuestas de aprendizaje; qué competencias y habilidades se deben desarrollar en los estudiantes preparándolos para pensar y actuar de manera efectiva en un mundo incierto y lleno de desafíos.


Debemos considerar la posibilidad de flexibilizar e individualizar los aprendizajes. Utilizar los recursos didácticos disponibles y sintetizar formas de enseñanza formal e informal: en la familia, a través del juego, a través de retos, promoviendo y aprovechando los diferentes estilos y ritmos de aprendizaje, los intereses y motivaciones de los alumnos.


Hoy es prioritario promover la práctica del pensamiento crítico y creativo en cada una de las propuestas y actividades vinculando los contenidos curriculares al nuevo contexto y necesidades.


Proponer a los niños y niñas reflexionar acerca de la situación actual es un buen punto de partida: qué ha cambiado en sus vidas, cómo resolver los problemas a los que se enfrentan, cuáles serán las consecuencias de esta situación y cuáles han sido las causas.


El pensamiento ayuda a entender las dinámicas del mundo en el que se vive, planteándose preguntas y encontrando respuestas. Esto podría y debería ser el hilo conductor de todas las propuestas de aprendizaje, proponiendo actividades que inviten a la auto-indagación, la evaluación, la explicación, la emisión de juicios que se basen en evidencias encontradas y contrastadas.


En este momento, más que nunca, es importante adoptar métodos que permitan a los estudiantes ser los protagonistas de su aprendizaje, hacerles sentir activos e implicados: una enseñanza centrada en el pensamiento y no en la memoria.


Los colegios que ya han implementado una metodología de enseñanza-aprendizaje basada en el pensamiento se han adaptado a la enseñanza a distancia de manera más eficaz.


Proponen y desarrollan sus proyectos en casa y son motivados a analizar, investigar, tomar decisiones, hacer previsiones. Después, comparten los resultados de sus proyectos en línea siempre que sea posible o los van reflejando en sus diarios de aprendizaje para poder ser compartidos cuando llegue el momento de regresar todos al aula.


Desde sus casas los estudiantes pueden dar rienda suelta a su creatividad escribiendo historias de ficción partiendo de su propio análisis y evaluación de los elementos físicos y sociales que predominan en su contexto familiar, comunitario y global al que se acercan a través de los medios de información.


“¿Cómo sería escribir una carta a un amigo imaginario del futuro sobre lo que estás sintiendo, viviendo, experimentando hoy?” “¿Y una carta al propio COVID 19?” “Ponte en el lugar de la Tierra o de los animales salvajes, que en estos días se sienten más aliviados del ruido y la contaminación, ¿cómo describirían ellos esta situación?”


Estas y muchas otras pueden ser las ideas detonantes para que los alumnos pongan en práctica sus habilidades creativas, críticas, comunicativas y éticas. Basta con enviar a un buzón de voz alguna de estas preguntas.


El entorno social de los alumnos está confinado. Los vecinos mayores no pueden salir de casa por ser el colectivo más vulnerable de contagio.


¿Cómo es posible colaborar con ellos sin poner en riesgo su salud?

Ideas, ideas e ideas

“Elabora un plan de acción y justifica por qué crees que es la mejor opción”. Quizás se pueda encontrar en esta simple propuesta de aprendizaje un contexto idóneo para que los alumnos pongan en práctica conocimientos de matemáticas, de lenguaje, sociales, naturales… encubiertos en proyectos solidarios para ayudar a los más necesitados.



El aprendizaje a través de proyecto es un recurso ideal para motivar a los alumnos a aprender fuera del aula. Por ejemplo, es posible invitar a los alumnos a crear su “Cápsula del tiempo” que perdure en los próximos siglos como testimonio para la humanidad, demandando habilidades de observación, investigación, imaginación, creatividad, toma de decisiones y justificación sobre los materiales y objetos que incluirán en esa estructura.



Otra propuesta que invita a la participación familiar es la lectura colectiva. Una propuesta interesante puede ser la lectura en las versiones adecuadas a cada nivel cognitivo del Diario de Ana Frank buscando promover la comparación entre el aislamiento de la familia Frank y el actual aislamiento del coronavirus.


¿En qué se parece y se diferencia el confinamiento que vivió Ana Frank con el que estás viviendo tú? ¿ Qué pasajes del libro demuestran los sentimientos de Ana hacia…o sus emociones al hacer…? ¿Has sentido tú algo así? ¿Qué lo provocó en tu caso? ¿ Has escrito un diario alguna vez? ¿Te animarías a escribirlo? ¿ Por qué sí? ¿ Por qué no?


Este tipo de actividades tienen ventajas innegables. Por un lado, motivan a los chicos en casa a querer aprender, investigar, construir, partiendo de desafíos generados a partir de sus propios intereses.


Por otro lado, los profesores tendrán la oportunidad de poner en práctica nuevas formas para evaluar los aprendizajes desarrollados y aquellos de los cuales hay que demostrar comprensión.


La evaluación estará basada en el desempeño y las competencias reflejadas en el resultado del trabajo de los estudiantes. No se busca, aunque se pueda obtener, un número, una nota. Se apunta al desarrollo de competencias como aprender a aprender y a pensar, creatividad y espíritu emprendedor, resolución de problemas, entre otras.


De esta nueva situación se sale a partir del apoyo mutuo, actuando como una comunidad global de educadores que quieren garantizar una educación de calidad, inclusiva y para un desarrollo de competencias real y sostenible.


De ese modo es posible superar los escollos de la distancia acercando a todos los integrantes de la comunidad educativa, para salir de la crisis con nuevos aprendizajes y reflexiones orientados a la dirección que podría tomar la nueva -y tan necesaria- ReEvolución de la educación. ©



Viridiana Barbán:  https://www.linkedin.com/in/viridianabarban/.

435 vistas
 
  • Facebook

©2020 por KAIROS EDUCACIÒN. Creada con Wix.com