Buscar
  • Kairos Educación

Aprendizaje a distancia: ¿Cómo ACOMPAÑAR A NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS?

POR CAMILA CORNEJO


Actualmente el desafío del aprendizaje a distancia surge tras medidas sanitarias como una forma ineludible de mantener el progreso de los aprendizajes en nuestros niños y niñas a nivel mundial, sin embargo, a pesar de ser una modalidad conocida para los más pequeños es algo nuevo y desconocido.


5 tips para no enloquecer en el intento

¿Cómo responder frente a este nuevo desafío?



Bajo la mente de un niño podemos observar una visión del aprendizaje ligado a una institución educativa, donde el colegio está hecho para aprender, los profesores son los que me enseñan, yo debo hacer tareas para cumplir y en los recreos puedo jugar con mis amigos. Sin embargo, la modalidad de aprendizaje a distancia es muy distinta bajo los ojos de un niño: me encuentro en mi casa, no existen recreos para jugar con otros, y yo tengo que hacer mis tareas para poder aprender.


Esta modalidad requiere un estudiante con motivación intrínseca por el aprendizaje, que utiliza sus recursos y fortalezas para avanzar de manera autónoma.


Frente a este panorama la respuesta al desafío radica en el equilibrio entre variados factores, donde los principales están ligados a aspectos meta cognitivos, funcionamiento ejecutivo, habilidades y destrezas variadas, aspectos socioemocionales y concepciones culturales entorno al aprendizaje.

En resumen, estos son algunas de las recomendaciones que sería importantes de considerar a la hora de enfrentar el desafío de acompañar a un niño o niña en la modalidad de aprendizaje a distancia.



1. Motivación: un interruptor para mi cerebro


La motivación es uno de los factores precursores de la atención, habilidad que genera variaciones a nivel de neurotransmisores en nuestro sistema nervioso que nos preparan para focalizar, discriminar, memorizar y aprender.


Para que un niño o niña logre aprender de manera significativa debe estar motivado frente al nuevo conocimiento que va a adquirir, debe querer aprender, despertar su curiosidad innata sobre ese conocimiento, ya sea destreza contenido o habilidad, el niño o niña debe considerarlo importante, útil, agradable y significativo para su vida, de esta manera su motivación despertará su capacidad de atención.


Por esta razón es necesario que el adulto que acompañe al niño o niña busque formas de despertar la motivación por el aprendizaje.


Según Bernabéu (2017) la atención es el pilar más importante en el proceso de aprendizaje porque supone un prerrequisito para que ocurran los procesos de consolidación, mantenimiento y recuperación de la información con una finalidad adaptativa.


2. Aprender es divertido y positivo

Si vemos el aprender o estudiar como un castigo o una tarea tediosa, nos costará mucho más activar nuestra motivación por aprender, para ello la concepción cultural que demos a la tarea de “aprender o estudiar” debe ser positiva, agradable, gratificante, significativa y real.


Según Prensky (2005) los niños y niñas buscan experiencias de aprendizaje donde puedan mantener sus pasiones e intereses, valorar sus opiniones, crear utilizando todas las herramientas que les rodean, trabajar mediante proyectos en grupo, tomar decisiones, compartir control, cooperar y competir.


Los niños y niñas necesitan sentir que lo que aprenden es real y significativo para sus vidas.


Por este motivo, es sugerirle utilizar aspectos relacionados al juego como una estrategia para el desarrollo de escenarios de aprendizajes significativos, puesto a que el cerebro infantil naturalmente está diseñado para aprender de las actividades lúdicas, junto con que el mismo permite aprender de los errores gracias a la libertad para fallar y el feedback instantáneo, dando una conceptualización positiva para enfrentar el fracaso la frustración, fortaleciendo la perseverancia, ya que el error no es penalizado, sino más bien un hecho natural que me permite crecer y aprender en el proceso.


3. Ser estratégico es la clave

La estrategia, es un término que nace ligado a la guerra, aunque no lo creas, la idea de la estrategia es conquistar y quedar invicto, utilizando las mejores vías y planes para ello.


Este concepto llevado al área académica nos invita a conocer nuestras capacidades y recursos, con el fin tomar el mejor camino para alcanzar el aprendizaje que buscamos.


El favorecer la aplicación de aspectos estratégicos en un aprendiz, potencia a su vez la autonomía del mismo frente a su propio aprendizaje, así como también sus habilidades meta cognitivas, fundamentales para alcanzar el desarrollo integral del niño(a).


Es aquí cuando juega un papel fundamental acompañar el desarrollo de estrategias metacognitivas desde un rol mediador/facilitador, yo lo acompaño, le muestro como se hace, dejo que él lo experimente y lo realice por sí mismo, luego retroalimento y repito el proceso.


El simple ejercicio de plasmar el pensamiento, haciendo visible la ruta que se toma para aprender un nuevo conocimiento, favorece el afianzamiento de habilidades reflexivas relacionadas al “saber lo que se sabe” base y significado de la metacognición.


En este sentido, la investigación de Bellido Gómez (2019) concluye que existe una correlación significativa entre el desarrollo de estrategias meta cognitivas y el alcanzar un aprendizaje autorregulado por parte del aprendiz.


4. Me conozco y me acepto, trabajo para crecer


Para diseñar una buena estrategia de aprendizaje debo tener claridad de mis recursos, debilidades y fortalezas, debido a que estas son las herramientas que tengo y utilizo para aprender. Por ello la reflexión meta cognitiva será parte de un ejercicio diario en donde no realizo juicio de valor, solo trabajo y acompaño al niño o niña para que este se desarrolle.


Para lograrlo es importante favorecer el reconocimiento de sus capacidades y conocimientos, junto con reflejar una concepción constructiva en el discurso, ya que el lenguaje construye realidades, es sugerible evitar conceptos como “eres malo para…” más bien conversar con el niño o niña desde la posición de que está aprendiendo, por lo tanto, hay aspectos que todavía no desarrolla y podemos trabajar juntos para lograrlo.


Siempre acompañe desde una concepción de acogida, no de sanción y juicio tajante, la plasticidad cerebral de un niño es incalculable, por lo que lo puede aprender a hacer todo lo que se proponga siempre que el medio lo favorezca siendo activo y modificante (Feuertein, 1999).


El aprendizaje adquirido desde la interacción con otros es potente, es por esto que el acompañar el proceso de desarrollo de un niño(a) lleva consigo una gran responsabilidad.


5. Dedicación, constancia, paciencia, cariño, humor y mucho amor


Me imagino como lector ya estás pensando y construyendo tus apreciaciones de la labor de acompañar a un niño(a) a aprender, más ahora bajo una modalidad a distancia con su escuela.


Es sabido que habrá situaciones complejas y es válido que a veces pienses que es más fácil hacer tu su tarea antes de enseñarle a que el mismo lo haga, pero, no desesperes, el aprendizaje no está en la inmediatez, está en la constancia y perseverancia, en el disfrutar la experiencia de acompañar a este niño que crece día a día y para el cual tú quieres lo mejor.


Nunca debemos olvidar que la misión en apoyarlo está en favorecer su aprendizaje autónomo para que en un futuro logre desenvolverse sin obstáculos en nuestra sociedad.


Quiérelo, acompáñalo y edúcalo con cariño, da lo mejor de ti, recordemos que educar es un acto de amor (Pulo Freire).


Referencia:

Bernabéu Brotóns, E. (2017). La atención y la memoria como claves del proceso de aprendizaje. Aplicaciones para el entorno escolar.

Bellido Gomez, J. (2019). Relación entre estrategias metacognitivas, aprendizaje autorregulado y autoestima en los estudiantes del área de Matemática en estudiantes del quinto año de educación secundaria de la IE Independencia Americana, Arequipa-2017.

Feuerstein; Pnina S. Klein; Abraham J. Tannenbaum, eds. (1999). Mediated Learning Experience (MLE): Theoretical, Psychosocial and Learning Implications. Freund Publishing House Ltd. ISBN 965-294-085-2.

PRENSKY, Marc. Listen to the natives. Educational Leadership, Vancouver, v. 63, n. 4, p. 8-13, 2005




98 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 
  • Facebook

©2020 por KAIROS EDUCACIÒN. Creada con Wix.com